5 razones, cómo evitar el bloqueo y cómo solucionarlo si sucede

Un bloqueo de cuenta por parte de Instagram es más frecuente de lo que se piensa. No debe generar preocupación, dado que tiene solución. Puede ser muy molesto y perjudicial para nuestros intereses, particularmente si le damos un uso comercial a nuestra cuenta. 

Hay cinco motivos principales por los que Instagram bloquea nuestra cuenta, los cuales serán expuestos a continuación.

 

La primera razón por la que Instagram puede bloquear una cuenta es por detectar una gran cantidad de nuevos seguidores y/o de “me gusta” en un corto periodo de tiempo. Esto puede suceder como resultado de alguna campaña publicitaria o por otros motivos similares. Los límites genéricos que aplica Instagram son un número máximo de 60 likes/hora, comentarios/hora, seguidores/hora y mensajes/hora. Si detecta un número superior, la cuenta podrá ser catalogada como “spam” y bloqueada temporalmente. Estos límites varían según lo dispuesto por el algoritmo, por lo que cuentas reconocidas o con cierta antigüedad no estarán sujetas a estos límites. Sin embargo, lo más frecuente es que se apliquen estos números, por lo que es uno de los principales motivos de un bloqueo temporal.

 

Otro motivo de bloqueo temporal de cuenta por parte de Instagram es la infracción de los derechos de autor. Si una imagen o contenido pretende utilizarse para fines comerciales, debe ser un uso autorizado por parte del autor. Además, todos los contenidos publicados por una cuenta deben ser de la autoría de la cuenta o bien deben tener un uso autorizado por parte del autor. Un caso frecuente es la eliminación de una publicación en la cual se utiliza música de la que no se tiene la autoría. Esto puede dar lugar a un bloqueo, como se mencionó anteriormente.

 

Cuenta-Boqueada

 

El algoritmo de publicaciones de Instagram tiene como principal objetivo evitar el spam. Por ello, detectará si una cuenta realiza publicaciones de manera excesivamente frecuente, corriendo el riesgo de ser catalogada como “cuenta spam”. Para evitar que esto suceda, es conveniente dejar pausas entre la publicación de distintos “posts” y no publicar la misma fotografía desde distintas cuentas, dado que el algoritmo de Instagram también es sensible a esto. 

 

Las quejas de usuarios a través de la funcionalidad “denunciar” también pueden dar lugar a un bloqueo. Una publicación se puede denunciar por spam, desnudos o actividad sexual, lenguaje o símbolos que incitan al odio, fraude, o simplemente porque no le gusta al usuario. La última de las causas de denuncia es poco probable que genere un bloqueo. Sin embargo, si Instagram verifica la veracidad de alguno de los motivos de denuncia, podrá ser bloqueada la cuenta en cuestión. 

Por otro lado, la publicación de contenidos que contengan desnudez u otro contenido sexual, violencia, consumo de drogas o contenido que pueda herir la sensibilidad podrá dar lugar a un bloqueo inmediato. 

 

Lamentablemente, si ha ocurrido un bloqueo temporal no habrá otra solución que esperar a que expire el plazo que Instagram haya determinado. Un bloqueo temporal puede implicar la imposibilidad de dar me gusta, responder a mensajes directos, seguir a nuevas cuentas o comentar en publicaciones. Una apelación no conseguirá revertir el bloqueo dado que se trata de una acción automática realizada por Instagram. Sin embargo, será conveniente no realizar nuevamente las acciones que han dado lugar al bloqueo. 

Otro caso, menos frecuente, es el bloqueo o deshabilitación completa de la cuenta. Esto implica la pérdida total del acceso a la cuenta e impide a los usuarios de la red encontrar la cuenta a través del buscador. La causa de un bloqueo como el citado es haber infringido las Reglas de la Comunidad o los Términos de uso.

 

La solución a una deshabilitación total de la cuenta es contactar a Instagram a través de una funcionalidad que saltará inmediatamente al usuario. El “community manager” o el encargado de gestionar la cuenta podrá hacer click en el botón “Let Us Know” para informar a Instagram de un error en la deshabilitación. A continuación, si se trata de una cuenta comercial, deberá rellenarse un formulario con campos a cumplimentar como el nombre completo, el usuario de Instagram y el correo electrónico asociado a la cuenta. Por último, el formulario solicitará un documento que justifique una relación con la empresa o negocio del que depende la cuenta. Este documento podrá revestir distintas formas, como una licencia de local, un certificado de registro o los estatutos de la empresa si aparece en ellos el nombre completo del reclamante. 

 

La principal conclusión del análisis realizado es que el bloqueo temporal de una cuenta de Instagram es evitable y una deshabilitación completa es también evitable y además se pueden realizar alegaciones, por lo cual será posible en un plazo de unos días recobrar el control completo sobre la cuenta bloqueada. 

 

Máximo Ottaviano

Autor: Máximo Ottaviano