Cómo ha cambiado el marketing debido a la pandemia COVID19 

La convivencia diaria con el coronavirus, en la conocida como nueva normalidad, está resultando ser una lucha de mayor envergadura a la inicialmente prevista. La paralización inicial de nuestro mundo con la consiguiente extensión y globalización de la pandemia ha supuesto un duro golpe para la economía de la mayoría de los países. En España, donde se antepuso la salud del país a la de la economía, reaccionamos de forma un tanto drástica, con el confinamiento de la población y la consiguiente privación de algunas de nuestras libertades básicas como es la de circulación de las personas y la paralización de la economía nacional. Pese a que ya ha pasado un año y nueve meses desde la proclamación del estado de alarma (día 14 de marzo del 2020), muchas de las empresas siguen estando gravemente afectadas.

 

La pandemia ha sido padecida por todo tipo de empresas desde start-ups y PYMES hasta multinacionales. Sin embargo, como observamos en la Tabla 1, la crisis económica ha tenido un impacto menor en las empresas más grandes. En el sector de pequeñas empresas (aquellas con menos de 50 trabajadores), la COVID-19 ha tenido un efecto devastador, destruyendo al 99% de las 68.000 empresas en España (elEconomista.es, n.d., p. 99).

 

covid_muertes

Tabla 1: Mortalidad de las empresas españolas por número de trabajadores (Sempere, 2021)

 

La paralización de la producción, distribución y del consumo de bienes y servicios ha ido acompañada de la búsqueda de formas de supervivencia por las empresas que permitieran mantener el negocio operativo al tiempo que el consumidor confinado acudía también al e-commerce.

 

Algunas empresas ya estaban implementando la digitalización en sus negocios, pero la pandemia ha acelerado este proceso ya que se ha visto la necesidad de un sistema de promoción digital a través del cual los vendedores puedan seguir manteniendo el contacto con sus clientes.

 

La necesidad de cambio ha obligado a las empresas, especialmente a las más pequeñas, a analizar cómo utilizan la tecnología y a implementar soluciones digitales, automatizando procesos y soluciones en la nube; así como a la realización del trabajo remoto teniendo que realizar, en ocasiones, importantes inversiones para ello.

 

Otro cambio operado ha sido el de lanzar los actuales éxitos de taquilla directamente a las plataformas de streaming. La transmisión en vivo de eventos y conciertos también es ya una realidad por lo que este nuevo proceso está haciendo surgir nuevas formas de marketing y publicidad en las que la tecnología y las plataformas digitales juegan un papel clave.

 

El confinamiento ha puesto de manifiesto que los canales digitales son ahora más importantes que nunca y que en situaciones de crisis como la actual pueden conseguirse ventas y beneficios mediante una comunicación personalizada y directa con los clientes. Así, se está aprovechando que muchos consumidores se han familiarizado con las compras online para atraerlos a ciertas marcas y fidelizar su consumo. Una herramienta que no exige de gran presupuesto de marketing es el envío de correos electrónicos con información atractiva, con premios por realizar compras online o descuentos. Ahora bien, para dar a los consumidores una información online personalizada, que sea realmente de interés para ellos es necesario contar con las tecnologías en marketing.

 

marketing_covid19

 

El análisis de los datos, como puede ser conocer qué páginas visitan los potenciales consumidores y qué tipo de búsquedas realizan, ayudará a ajustar el mensaje de marketing y a ofrecer un contenido que consiga captar su atención.

Las redes sociales son una herramienta clave para que las empresas se den a conocer y promocionen sus productos o marcas. Hoy en día estar presentes en las principales redes sociales, es una estrategia de marketing relacional, siendo una forma de promocionarse y conseguir nuevos clientes.

Entre las estrategias de marketing digital podemos citar el Inbound Marketing y el Win-Win. Según Samsig (2019), el Inbound Marketing es “una estrategia que se basa en atraer clientes con contenido útil y relevante, agregando valor en cada una de las etapas del recorrido del comprador” (Universidad Católica del Táchira, Venezuela et al., 2020). Se trata de utilizar distintas fuentes en la estrategia como marketing de contenido, blogs, eventos, redes sociales. Colocar enlaces en la web y redes sociales, para dar a conocer los productos y servicios aprovechando que las redes sociales ya forman parte del día a día de la gran mayoría de consumidores. La interacción en redes sociales y otros medios de comunicación nos permite conocer el mercado que más les interesa a los usuarios y así se puede, por ejemplo, personalizar a través del email.

 

Se trata de ofrecer más alternativas a los clientes, de adaptarse a sus necesidades, facilitando la entrega del producto mediante envíos a domicilio, devoluciones o recogidas en la tienda física como opciones que serán bien valoradas por el consumidor. Prueba de ello es que aquellas empresas que ya tenían bien instaurados estos servicios adicionales, como ZARA, han continuado sus ventas online a pesar de la pandemia consiguiendo fidelizar aún más a sus clientes.

 

Después de tanta incertidumbre los consumidores necesitan seguridad, bienestar y también salir de sus casas en las que han estado confinados tanto tiempo. Es evidente que esta crisis sanitaria ha generado un cambio de mentalidad, que nos ha obligado a todos a salir de nuestra zona de confort y es que el confinamiento ha logrado que, incluso los más rezagados, se hayan visto obligados a relacionarse con el mundo virtual. Por eso, el marketing digital es realmente la forma de afrontar los nuevos tiempos. Es necesario reinventarse, actualizarse y, además de los canales tradicionales, utilizar los digitales como la web, e-mail, redes sociales y explorar otras estrategias de marketing digital pues es innegable que este ha adquirido una enorme importancia que se verá potenciada durante los próximos años. 

 
Autor: Carla Campanario Torres